2.10.2006

El señor de Cheshire, de Antonio Gómez Rufo, novela ganadora de la II Edición del Premio Ciudad Ducal de Loeches

Antonio Gómez Rufo agradece el Premio. A su izquierda los miembros del Jurado Miguel Angel de Rus y José Enrique Canabal (Foto Paco Manzano)


El señor de Cheshire, de Antonio Gómez Rufo, novela ganadora de la II Edición del Premio Ciudad Ducal de Loeches

La obra ganadora del premio, convocado por el Ayuntamiento de Loeches y la Corporación mercantil GESTESA, será editada por Ediciones Irreverentes

La novela está dedicada a Luis García Berlanga

La obra ganadora de la segunda edición del Premio de Novela Ciudad Ducal de Loeches es El pacto de Whiteman presentada bajo el seudónimo de Chestercity. El verdadero título de la novela es El señor de Cheshire, y su autor es Antonio Gómez Rufo.
El accésit del Premio de Novela Ciudad Ducal de Loeches ha correspondido a la obra La Noche de los espejismos, de Cora Vidal, seudónimo de Juan Antonio Bueno Álvarez.
La novela finalista ha sido Crónica en azul celeste, presentada bajo el seudónimo Belial, que corresponde a Francisco Núñez Roldán.
La segunda Edición del Premio Nacional de Novela Ciudad Ducal de Loeches ha logrado un importante éxito de participación. En la primera edición se presentaron 80 novelas y en la segunda edición se han presentado 133, lo que significa un incremento del 65%. El Premio Ciudad Ducal de Loeches está organizado por la corporación comercial GESTESA y el excelentísimo ayuntamiento de Loeches, con la coordinación de Ediciones Irreverentes, editorial que publicará la obra ganadora y el accésit en las próximas semanas.
Un segundo avance es la internacionalización del premio, ya que en esta ocasión se han presentado obras de autores de Argentina (6), Escocia (2), Cuba, Israel y Francia.
La obra Ganadora
El señor de Cheshire, de Antonio Gómez Rufo

Divertidísima novela que transcurre en los primeros años del S.XX, en Inglaterra. Dogson, sobrino de Lewis Carroll, tiene el mismo defecto de su tío; un excesivo amor por las niñas, lo cual le ha llevado a la cárcel. Allí, sin poder recibir visitas, pide por carta a un noble aburrido que le haga un gran favor; que le envíe una muñeca articulada con la forma exacta de una bella mujer para saciar sus instintos y paliar su soledad. El perverso preso vive extasiado las descripciones epistolares del noble, que ha logrado la más bella modelo, pero un carcelero a cambio de un soborno logrará que el preso reciba las visitas de un atractivo adolescente. Es el comienzo de una trama de enredos en la que se cruzan las pasiones sádicas del preso, la complicidad del muchacho, el fabricante de muñecas, el noble aburrido, su esposa, un médico muy servicial, la excitante modelo y su novio sorprendido. Es un divertimento literario lleno de erotismo y humor que emparenta con las mejores obras de Tom Sharpe y Woodehouse, y en la que se perciben influencias literarias de Wilde, Villiers, De Quincey, Lautreamon, y del fetichismo de Luis García Berlanga.
Antonio Gómez Rufo es ganador del Premio Fernando Lara por la novela El secreto del rey cautivo, ganador del premio Luis Gª Berlanga por Heltmut Newton, alma de tacón de aguja, Premio Nacional de Periodismo por La mujer y la media, y Finalista del Premio La Sonrisa Vertical por El último goliardo. Entre sus éxitos más recientes destacan Adiós a los hombres, Los mares del miedo (ambas en Planeta) y El alma de los peces (Muchnik).
Accésit: La Noche de los espejismos, de Juan Antonio Bueno Álvarez
Novela plena de vigor y madurez. El protagonista es un hombre solitario, introvertido, que a pesar de su edad vive aún con su madre. Sin ningún amor en su vida, es cliente habitual de prostíbulos hasta que se enamora de una prostituta. Decidido a casarse con ella, quiere al mismo tiempo experimentar la posibilidad de acostarse con una mujer sin que ella le cobre. Propone a la puta que se haga pasar por su esposa en un club de intercambio de parejas. Ella se debate en la incertidumbre pero acepta la propuesta, porque quizá ese cliente sea la última posibilidad de casarse. En el club se intercambian con una pareja que acude todos los fines de semana. Él tiene relaciones sexuales con la mujer del otro, quién a su vez fornica con la prostituta. De vuelta a casa, el protagonista siente celos y asegura que la única forma de liberar de la prostituta a la mujer que ama (así pues, de sí misma) es matarla. Las cuatro vidas se verán convulsionadas desde ese momento. Reflexión apasionante sobre las consecuencias de nuestros actos y sobre el destino.
Juan Antonio Bueno Álvarez es autor de obras como La verdad inútil, (Huerga y Fierro), Las estrategias del bachiller (Edaf) y El último viaje de Eliseo Guzmán, (Alfaguara).
Finalista: Crónica en azul celeste, de Francisco Núñez Roldán
Crónica en azul celeste se presenta como un monólogo en el que un ángel de la guarda cuenta al lector no sólo la historia de su vida, sino la historia del mundo y su particular perspectiva de cómo es Dios. El autor consigue un gran equilibro entre la fina ironía y el respeto por las ideas de los demás, y nos muestra la evolución psicológica del personaje desde la Gran Guerra Civil Pristina hasta el momento en el que surge la duda: ¿ser eterno y no conocer los placeres y dolores de una vida humana o convertirse en mortal? ¿Qué podría pasar si el ángel se encarnara en el cuerpo de una mujer atractiva, en el madrileño barrio de Cuatro Caminos? El autor ha apostado por una novela en la que prima la narración, sin diálogos, y en la que por encima de la acción interesa la evolución interior del protagonista.
Francisco Núñez Roldán es ganador del I Premio Alfonso de Cossío de relatos, convocado por el Ateneo de Sevilla, con la obra Ofelia Queiroz y otros relatos, (Editorial Algaida), ganado del premio Luis Berenguer con La sota de sombras, ganador del Premio de novela Picaresca Diablo Cojuelo, con Guatarral, almirante y pirata (Algaida) y fue finalista del Premio de Novela Ateneo de Sevilla, con El año cinco (Algaida)

2 comentarios:

Ana dijo...

He alegro que haya ganado Antonio Gómez Rufo porque es un escritor independiente y que es capaz de hacer obras profundas que además son divertidas.

Anónimo dijo...

Yo también. Que alguien se atreve a publicar lo "políticamente incorrecto", ¡hombre ya! Que entre templariadas y esgrimidores del arte fotocopiado, estamos llevando a España al sopor intelectual, es decir, a un país de imbéciles sin opinión ni criterio ninguno que babean delante de la televisión y se creen dioses por llevar un reloj de titanio o un coche de alquiler (entiéndase pagado a plazos).